martes, junio 27, 2006

El sutil encanto del oxímoron



Oxímoron Es Jorge Luis Borges quien mejor define el tema de hoy: En la figura que se llama oxímoron, se aplica a una palabra un epíteto que parece contradecirla; así los gnósticos hablaron de luz oscura; los alquimistas, de un sol negro...
La cita es tomada del cuento El zahir; los que siguen, son unos ejemplos que tienen la virtud de ser tan usados cotidianamente que la contradicción casi se volvió invisible.

Guerra civil.
¡Actúe naturalmente!
Conclusión inicial.
Interpretación literal.
Guerra nuclear limitada.
Única alternativa.
Vacaciones familiares.
Realidad virtual.
Fuerzas de paz.
Cristal líquido.
Parque industrial.
Guerra santa.
Rival amistoso.
Manual de autoayuda.
Solución simple.
Rosas amarillas.

Naturalmente, cuán contradictorios sean los dos términos a veces es discutible. La mayoría de las veces, señalar a algo como oxímoron no es más que una forma humorística de sostener una opinión determinada: un recurso retórico, como suele serlo la paradoja. Pero vale la pena detenerse, de tanto en tanto, a examinar las palabras que usamos todo el tiempo, y sorprenderse. Si querés leer otros, podés visitar esta página; en la Wikipedia hay algunos ejemplos tomados de la literatura.

Fuente: TamTam Educared

No hay comentarios.: